Tetanos canino

De Enciclopedia Veterinaria
Saltar a: navegación, buscar

Contenido

AAD

  • Cambio en la orientación de los pabellones auriculares
  • Deambular envarado
  • Miembros como caballetes y rabo en extensión

Generalidades y análisis del algoritmo

Es una enfermedad poco frecuente en los caninos y extremadamente rara en los felinos. Durante el prodromo, lo primero que se observa es el cambio en la orientación de las orejas que se caracteriza porque se juntan sus puntas. A medida que transcurren las horas, los movimientos de los miembros son más rígidos y el canino camina envarado. Finalmente, toma postura de caballete con el rabo en extensión.

Agente etiológico

El Clostridium tetani.

Patogenia

El agente C. tetani es el causal de la tóxico-infección. Penetra al organismo a través de heridas y en condiciones anaeróbicas coloniza y se multiplica formando dos exotoxinas:

  • tetanolisina: con efecto leucotóxico y antifagocitario;
  • tetanospasmina: también llamada neurotoxina, que actúa sobre el tejido nervioso a nivel de la placa mioneural, impidiendo la acción de la acetilcolineterasa, con lo cual el músculo no puede relajarse.

Epidemiología

Los cachorros son los más susceptibles y dentro de éstos los de raza ovejero alemán; no es frecuente en los adultos. Se presume que la bacteria penetra por vía oral, en la época en que los cachorros cambian dientes y muerden objetos que laceran sus tejidos. Es difícil o casi imposible encontrar la puerta de entrada de la bacteria.

Signos clínicos

Posisción atipica de las patas.

El tétanos no es una enfermedad que produce decaimiento y pérdida del apetito; por lo tanto, los propietarios no pueden advertir el prodromo. Al principio llama la atención el cambio de posición de las orejas, que es corriente y esperado en los cachorros ovejeros alemanes y que, a veces, confunde. En el tétanos, el cambio en la posición de las orejas es como consecuencia de la contracción de los músculos temporales, en donde la piel que los cubre se ve arrugada. Como consecuencia de las contracturas de los músculos temporales, las puntas de las orejas se juntan y toman la forma de una V invertida. Paralelamente ya medida que transcurre el tiempo, el resto de los músculos comienzan a mostrar signos de contracturas y llama la atención la forma envarada para deambular, lo que dificulta flexionar las articulaciones. Hasta aquí el animal conserva sus funciones fisiológicas, su buen estado general y el apetito es normal. A medida que las contracturas progresan, los signos son tan evidentes que el diagnóstico no ofrece dificultades, ya que:

Posición de las orejas.
  • La piel entre las orejas se arruga, las orejas cambian la posición, los terceros párpados están protuidos, los miembros se colocan en forma de caballete. y la cola en extensión;
  • La piel de la cara y de las mejillas estira la comisura labial, dándole al animal una facie característica como de sonrisa permanente; a medida que progresan las contracturas musculares éstas dificultan la respiración, que se torna disnéica y taquipnéica, con poca amplitud;
  • Los músculos abdominales están tan contraídos que no pueden ejercer su acción de prensa abdominal y así el animal no puede orinar ni defecar;
  • El umbral del reflejo de excitación es bajo, por lo cual todo estímulo leve, táctil o acústico lo estimula y en caso de perder el equilibrio no puede volver a incorporarse, dado su tono extensor aumentado.
Posición en caballete.

Laboratorio

Estos signos, cuando están presentes en su totalidad, son patognomónicos y no hace falta confirmar el diagnóstico ni establecer ningún diagnóstico diferencial.

Diagnósticos diferenciales más frecuentes

En la fase de estado, prácticamente por las características clínicas, el tétanos no tiene diagnósticos diferenciales. En los prodromos, y cuando el animal es adulto, se debe pensar en miositis eosinofílica. Se descarta la posibilidad de una intoxicación con estricnina, ya que ésta es de evolución sobreaguda y, al menor estímulo, desencadenará contracciones tonico-clónicas, ausentes en el tétanos.

Pronóstico

En general debe emitirse un pronóstico reservado, ya que algunos pacientes mueren y otros se recuperan totalmente al cabo de unos días. La enfermedad no deja secuelas. La recuperación no depende del grado de evolución al momento de iniciar el tratamiento.

Tratamiento

Post quirurgico.

El primer objetivo es sedar al animal y producir una relajación muscular, para lo cual se deben usar diazepóxidos. Si la relajación no llegara a ser satisfactoria, se podrán combinar con promacínicos. Otras veces es necesario recurrir al pentobarbital sódico. Este se suministra en la menor dosis que cumpla el objetivo, tratando de evitar así la intoxicación barbitúrica. Las dosis de sedantes y anestésicos serán siempre las menores posibles y sólo que se cumpla el objetivo de relajación. Se suministra penicilina G 20mg/kg/2veces al día y antitoxina tetánica, una primera dosis de 25.000 a 50.000 unidades vía endovenosa, para luego continuar vía subcutánea cada 48 hs. Se mantendrá al animal en un ambiente con la temperatura controlada, evitando los ruidos. Si fuera necesario deberá vaciarse la vejiga por medio del sondaje. Se le suministrará una alimentación hipercalórica.

Prevención

La vacunación no se utiliza en caninos.

Salud Pública

No tiene implicancias.

Bibliografía

Enfermedades infecciosas en perros y gatos. Editado por la División Sanidad Animal de Bayer Argentina S.A.

ASESORIA CIENTIFICA INTEGRAL: Profesor Dr. Ernesto Hutter (M.V.) UNCPBA (Tandil) y los Doctores (M.V.) Susana Martínez y Fernando Doti (Laboratorios Bayer)

LABORATORIO DE DIAGNOSTICO: Interpretación elemental de la bioquímica clínica en los animales pequeños, de los Doctores (M.V.) Patricia Rodríguez Jurado, Ernesto R. Hutter y Laura A Denzoin UNCPBA (Tandil).

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas